Cinco Revelaciones de la Educación
para el Futuro

Natalia Zuleta
Directora de Marketing Innovación Colegio Gimnasio Fontana Colombia

Han sido días extraños para todos, hemos recorrido caminos de incertidumbre que nos han llevado a hacer profundas reflexiones sobre la vida. Para la educación en particular esta pandemia ha significado un proceso de transformación acelerada. De mirarnos con unos lentes que, de manera metafórica, nos permitan tener una visión 2020 sobre el futuro de los sistemas de enseñanza. De alguna forma veníamos evidenciando la brecha existente entre la educación y la realidad de un mundo que se vislumbra con enormes desafíos; una cuarta revolución industrial y lo que ésta conlleva para el futuro de las profesiones y empleos, una crisis climática que parece en algunos momentos irreversible y una sexta extinción masiva de la cual no se habla mucho.

La educación tradicional basada en la certidumbre de respuestas únicas de texto ha quedado obsoleta para un mundo en el que la constante es el cambio. Seguramente parte de este rezago o lento caminar de los educadores se debe a que no se formulan las preguntas correctas, como lo decía Mario Benedetti, “cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de repente nos cambiaron las preguntas” y ésta es una de las pocas certezas que tenemos hoy en día. Viviremos un tiempo post pandemia que implicará un reseteo de nuestra forma de ver y operar en el mundo. Como lo dijo recientemente Klaus Schwab del Foro Económico Mundial “el great reset implica trabajar por un mundo más verde y sostenible, más inteligente y justo”.

En este contexto, la educación está llamada a adoptar un postura flexible y analítica para tomar decisiones de cambio definitivas. Para el Gimnasio Fontana, colegio en el cual trabajo, ésta ha sido una oportunidad para acelerar procesos de innovación que ya venían en marcha y que nos han permitido confirmar el enorme potencial de nuestra metodología “What if?”, basada en la pedagogía de la creatividad y la sostenibilidad. Siempre hemos creído que el trabajo en tres ejes: sostenibilidad, creatividad y felicidad es un poderoso sustento para desarrollar una pedagogía que se conecte con los intereses y expectativas de los niños, que les permita desarrollar su potencial creativo y crecer como seres humanos con una conciencia sostenible.

Dentro de este marco de referencia, vemos la importancia de que la educación tenga claro su propósito y que promueva en los procesos de enseñanza y aprendizaje el autoconocimiento de los estudiantes, el encuentro con su propósito y que fortalezca su capacidad de tomar decisiones. Hoy quisiera compartir lo que para nosotros han sido las grandes revelaciones de este 2020 que, a manera de señal, nos invita a la claridad y a la mirada enfocada. Hablaría de cinco revelaciones de la educación hacía el futuro:

    • 1. La Sostenibilidad es el futuro: debemos entender que la sostenibilidad es una visión integradora del mundo que contempla lo social, económico y ambiental. Que los estudiantes deben desarrollar dicha visión para desde la primera infancia construyan un estilo de vida y unos hábitos sustentables y que les permita identificar los desafíos de su entorno para comprometerse con soluciones posibles. Nuestro colegio ha incorporado los ODS, objetivos de desarrollo sostenible al currículo y hemos trabajado en áreas de gran relevancia como ser el primer colegio Carbono Neutro de Colombia certificado por Icontec e implementar la economía circular.

    • 2. La creatividad es el camino: la creatividad es una competencia esencial en un mundo que tiende cada vez más hacia la automatización y que requiere de soluciones a innumerables problemáticas. Ya no se trata de enseñar a responder sino inspirar las preguntas poderosas que puedan transformar la realidad y así mantener la curiosidad infantil y capacidad de innovar que perdemos en la infancia.

    • 3. El mundo es el aula: el aprendizaje se da cada vez más fuera de las aulas que dentro de ellas y la responsabilidad de los educadores es desarrollar contextos innovadores de aprendizaje en donde los estudiantes aprendan a través de desafíos reales de su entorno y fortalezcan su ciudadanía global.

    • 4. El propósito es el punto de partida: la educación centrada en el ser y en el desarrollo del potencial de cada individuo, debe del encuentro de los estudiantes con su propósito para ponerlo al servicio de los demás y ser gestores de cambio positivo, esto contribuye a su felicidad.

    • 5. La ruta es el descubrimiento del propio potencial: la experiencia escolar debe propiciar el desarrollo de talentos y habilidades en torno a los contenidos y proyectos. Ser un espacio de autodescubrimiento en donde haya crecimiento en todas dimensiones, mental, espiritual, emocional y física.
 

Vivimos un momento definitivo de la historia que para bien se constituye en un impulsor de cambio. Los colegios no podemos ser ajenos a ellos, debemos liderar transformaciones profundas en el diseño de nuestros programas, en la formación de maestros y en el diseño de escenarios de aprendizaje que estén en sintonía con un mundo cada vez más caracterizado por el cambio y la incertidumbre. Esta virtualidad nos ha enseñado a reaccionar rápidamente, ser flexibles, usar la tecnología de manera creativa y confiar más en la autonomía y capacidades de nuestros estudiantes. Esto nos invita a desaprender muchas cosas y tener la apertura para incorporar nuevas maneras de hacer las cosas. El futuro es mas revelador que nunca.

 

Sigue toda la información de nuestros eventos y acciones en nuestras RRSS