“La tecnología puede ayudar a los estudiantes a apoderarse de su propio camino de aprendizaje”

Entrevista a Jennifer Groff

 

 Sin duda nuestro mundo actual está profundamente marcado por la tecnología y las nuevas herramientas digitales que día a día son protagonistas de nuestras vidas.

Sin ir más lejos, según la investigación “Infraestructura de Internet en América Latina: puntos de intercambio de tráfico, redes de distribución de contenido, cables submarinos y centros de datos” (2020) de CEPAL, los usuarios en América Latina y el Caribe, han crecido de manera superior en comparación al promedio mundial, incrementándose del 50% en los últimos años.

Por lo mismo, no es sorpresa que cada vez más, comience a quedar en evidencia la necesidad de implementar su uso para potenciar los procesos de aprendizaje en escuelas y hogares.

Pero ¿qué tan preparadas están las aulas y los líderes educativos para tomar este gran desafío?

Conversamos con Jennifer Groff, Investigadora del MIT Media Lab y MIT Education Arcade, y speaker de nuestro III Seminario de Innovación y Tecnología, que se llevó a cabo el pasado 2 de septiembre, quien nos contó desde su experiencia, por qué la tecnología es fundamental para los jóvenes estudiantes.

¿Por qué crees que todavía existe cierta “resistencia” a estos avances? ¿Quizás tiene que ver con el hecho de que generaciones de más edad no nacieron con los niveles de tecnología que tenemos hoy? ¿Es difícil la adaptación? ¿O tiene que ver más con el factor económico?

Hay un número de razones por la que usualmente vemos resistencia en la idea de integrar nuevas tecnologías en el aprendizaje. Primero, hay una preocupación saludable porque sabemos que la tecnología también tiene sus desventajas, especialmente en el desarrollo temprano del cerebro.

No queremos que los jóvenes aprendices ocupen aparatos todo el tiempo. Así que, hasta cierto punto, es bueno ver cierta preocupación o escepticismo por la el uso de la tecnología en las escuelas. Al mismo tiempo, estas son parte fundamental de nuestro mundo y pueden servirnos como valiosas herramientas de aprendizaje, así que excluirla no es la respuesta.

A menudo, otra razón es por el “control”. Muchas escuelas están programadas para controlar a sus estudiantes, decirles que aprender, cuando aprenderlo e incluso, como aprenderlo. Insertar un aparato o equipo digital crea una situación en la que las escuelas tienen menos control, pero todas las investigaciones científicas han demostrado que un buen proceso de aprendizaje requiere que los estudiantes tomen control de su propio proceso. Las escuelas deberían tener como objetivo generar ambientes donde los aprendices puedan dirigir su propio camino en un espacio seguro que los prepare para hacerlo más adelante como adultos.

¿Qué tan relevante es hoy en día el rol de la innovación y la tecnología en la sala de clases?

Es clave, pero no necesariamente asegura un buen aprendizaje, lo primero es tener un diseño de aprendizaje, hoy más que nunca, debemos imaginar espacios más personalizados, focalizados, u que cultiven habilidades más profundas.

En ese sentido la tecnología es esencial pero lo que debemos priorizar es la innovación en los diseños de las escuelas y sus sistemas.

¿Y cómo puede la tecnología cambiar la monotonía que muchas veces existe en la sala de clases?

La tecnología tiene un rango muy variado que puede ser usado de manera muy poderosa en lo que se conoce como aprendizaje profundo. Puede ayudar a dar vida a conceptos de alta complejidad o ayudar en el desarrollo de habilidades que los estudiantes necesitan. Pero quizás, lo más importante es que la tecnología puede ayudar a los estudiantes a apoderarse de su propio camino de aprendizaje, algo fundamental para el resto de sus vidas.

En ese sentido, ¿qué opinas de la ludificación o el juego en la sala de clases?

El juego puede ser una poderosa herramienta, particularmente cuando hay una habilidad muy lineal que necesita ser desarrollada, como conceptos matemáticos. Pero es importante distinguir que la ludificación es diferente al aprendizaje basado en juegos. Este último consiste en otorgar dinamismo a un entorno que, de otro modo, sería muy monótono para los estudiantes.

El aprendizaje basado en juegos busca ayudar al alumno a captar sus propias curiosidades y conocimientos que lo ayude a interiorizarse con escenarios o desafíos complejos. Por ejemplo, hay videojuegos construidos expresamente para el aula, como Newton’s Playground, que es una forma divertida de participar en el aprendizaje de la física newtoniana. Estas pueden ser herramientas increíblemente poderosas para involucrar a los alumnos en temas de gran profundidad.

¿Qué les diría a los profesores que todavía tienen dudas sobre el uso tecnológico en sus métodos de enseñanza? 

En nuestro mundo moderno, estos realmente deben ser parte de cualquier entorno de aprendizaje. Pero, sugeriría comenzar con algo simple, donde se sientan más cómodos. Puede que cause un poco de nervios, pero adaptarse es un proceso rápido. Y lo más importante, ¡los niños pueden ayudar a sus maestros! Es una gran oportunidad para que ellos puedan ayudar y tomar, en cierto modo, el rol de líderes.

A veces, la tecnología parece estar increíblemente relacionada con lo social y recursos económicos. En este sentido, américa latina puede ser (o sentirse) un poco en desventaja. ¿Qué piensa usted al respecto?

Sí, este es siempre uno de los mayores desafíos cuando se trata de tecnología.

Sin embargo, no es necesario que el objetivo sea tener una computadora portátil para todos los niños. La escuela puede hacer mucho con solo un conjunto de teléfonos inteligentes o tablets.

Al mismo tiempo, hay muchas escuelas que tienen muchos recursos (tecnológica y financieramente) pero no crean aprendizaje profundo. El objetivo siempre debe ser diseñar un gran aprendizaje primero, que en el nivel más básico no requiere ninguna tecnología en absoluto, y luego ver si se puede aprovechar la tecnología digital, y de qué manera.

¿Quieres saber más de nuestros seminarios? Ingresa acá

Sigue toda la información de nuestros eventos y acciones en nuestras RRSS