Samir Vargas, LAS Education Manager Lenovo

Escribir el Futuro a través de la Educación

La tercera revolución industrial comenzó con el arribo de Internet a nuestras casas de manera natural, marcando un hito importante, ya que empezamos a consumir información de manera desbordada y así fue como comenzamos a comunicarnos de manera globalizada. La dependencia que empezamos a desarrollar por tener la información en cualquier lugar y en cualquier momento, fue el boom que vimos en la primera década del siglo XXI con la independencia de Internet sobre el teléfono y, posteriormente, el crecimiento en el ancho de banda que nos llevó de esperar de 3 a 4 minutos el visualizar una imagen a poder ver hoy en día películas en tiempo real sobre la nube mediante streaming.

Todo esto trajo una nueva realidad al salón de clase: el conocimiento ya no era exclusivo del docente. ¿Cómo modelos tradicionales y metodologías magistrales podrían contrarrestar la naturaleza de este nuevo estudiante con acceso al conocimiento, que nunca fue una ventaja del estudiante de la primera y segunda revolución industrial?

Pero a pesar de lo anterior y extrañamente, la proliferación de Internet ha tardado muchos más años para llegar al salón de clase y ello ha dependido en gran parte del poco entendimiento de este y el arraigo a metodologías conductistas donde el conocimiento es propio del docente.

Por lo anterior, las soluciones que hemos implementado en nuestra vertical de educación, como Lenovo Learning Suite que apoya el trabajo pedagógico dentro del salón de clase a través de herramientas para creación, consumo y evaluación de contenido; y LAN School que apoya el control del aula cuando cada estudiante cuenta con un dispositivo en modelos 1:1. Buscan focalizarse en funcionar sin una dependencia de Internet dentro del salón, mostrando las ventajas que pueden tener el realizar exámenes en línea sin estar conectado a la nube demostrando la reducción en la carga administrativa de un docente o como desde la máquina del profesor es sencillo hacer seguimiento a lo que hacen los estudiantes en sus dispositivos para garantizar un pertinente uso dentro de la clase.

Actualmente, varios colegios como; San Ignacio El Bosque, Santiago College, Colegio Mariano de Schoenstatt, Colegio Padre Hurtado, Juanita de los Andes, Colegio Berta Saavedra Segura y el Liceo Requinoa, son algunas de las instituciones que ya han comenzado a implementar estas soluciones con el fin de empezar a cerrar dicha brecha tecnológica. Observar como algunos de éstos han entendido la utilización de las herramientas tecnológicas – que los ha llevado a robustecer su infraestructura de Internet – les ha permitido migrar a tendencias mundiales como lo son las Chromebook. Asimismo, y mucho más profundo, es ver como se ha democratizando el conocimiento a través del acceso a la nube. Han empezado a alinear su propuesta metodologías basada en proyectos que prepara de una forma más integra a estudiantes de una sociedad cambiante que cada vez genera una relación más íntima con la tecnología.

Es claro que es un proceso largo de adaptación que irá decantando cuando nuestros docentes sean al igual que nuestros estudiantes nativos digitales, por lo que nuestro acompañamiento en dichas experiencias solo terminará robusteciendo las soluciones mencionadas como valor agregado, pero también alineadas a la realidad del sector educación en el país.