“La pandemia que hoy vivimos nos demuestra que tenemos que contener la salud emocional de los y las profesores”

FOTO-RUTH-(1)

Ruth Castillo

Especialista en Inteligencia Emocional e Intervención Educativa, y actualmente es la encargada de la implementación del Método RULER, de Yale Center for Emotional Intelligence, en España y México. En julio realizará el curso Herramientas para la Educación Socioemocional: Una Mirada desde el Método RULER, organizado por la Fundación Educacional Seminarium.

Expertos de todo el mundo han coincidido en que el COVID-19 ha hecho patente la importancia de gestionar las emociones de estudiantes y docentes para fomentar los aprendizajes. En este sentido, el Método RULER, creado por el centro de investigación de la Universidad de Yale con más de 25 años de trayectoria en estudios sobre el poder de las emociones, se compone de una serie de estrategias aplicables en el aula que fomentan estos ambientes, ya sean presenciales u online, y que se pueden ajustar a la realidad de cada establecimiento.

En la siguiente entrevista, Ruth Castillo, Docente de la Facultad de Educación de la Universidad Camilo José Cela (España), explicó esta metodología y de qué manera favorece el aprendizaje de los y las estudiantes.


¿Cuánto ayuda la Educación Socioemocional en el aprendizaje de los y las estudiantes, más todavía en contextos como el actual?

La Educación Socioemocional es un aporte para las comunidades educativas en varios aspectos, pero uno de los principales es que genera espacios y climas de mayor confianza. Si los alumnos y alumnas se sienten valorados, habrá efectos en su capacidad de estar atentos y motivados con las tareas, como también mejorarán su rendimiento.

En definitiva, crea conciencia en estudiantes y docentes, sobre cómo nos sentimos en el entorno educativo y cuáles son las emociones que existen en el clima de la sala de clases, reconociendo nuestras emociones y las de los demás, a través de distintos factores como la expresión facial; la postula corporal; las interpretaciones de pensamiento que tengan alumnas y alumnos; y un vocabulario adecuado y preciso, que facilita a profesoras y profesores a atender las necesidades emocionales reales de los y las estudiantes.

De esta manera, la Educación Socioemocional permite evitar o prevenir problemas como respuestas automáticas, hábitos poco saludables, bajo rendimiento académico u otros. El objetivo es lograr ser conscientes de un elemento que sabemos que es fundamental y diferenciador para conseguir que estos entornos sean más óptimos y efectivos.


¿Cuán relevante es el papel de los profesores en este camino y por qué?

La manera en que los y las educadores gestionen sus propias emociones, también va a ser la forma en la que se relacionen sus estudiantes con ellas. Es así que los y las docentes son el modelo de gestión emocional a partir del cual podamos generar entornos de aprendizaje y de enseñanza más óptimos. Por lo tanto, cumplen un rol clave, ya que hoy sabemos que las emociones son la base de cualquier proceso cognitivo como la capacidad de estar atentos, nuestra efectividad, creatividad y toma de decisiones.

Los y las alumnos aprenden por imitación, por modelado, y más todavía desde figuras de referencia, como lo son los y las docentes. Entonces, si sabemos cómo gestionar, comprender y conocer nuestras emociones, vamos a poder contagiar la capacidad para relacionarnos adecuadamente con las emociones.

Desde la metodología RULER, del Yale Center for Emotional Intelligence, decimos que la Educación Socioemocional comienza por el adulto o docente. Comienza por un trabajo personal, interior, que al final terminará repercutiendo en la forma que tengamos de transmitir conocimientos en la pedagogía para enseñar y, más todavía, en la vida del alumno o alumna.


¿Qué es el Método RULER y cuáles son sus principales elementos?

El Método RULER es una metodología estructurada que persigue el objetivo de integrarse en el proyecto educativo del colegio. Esto significa que todo el personal los establecimientos educacionales: docentes, administrativos, familias y estudiantes, hablen un mismo idioma cuando se refieran a sus emociones.

La idea es que se convierta en la característica definitoria de un centro educativo. Por eso, no se trata de una serie de actividades o de contenidos específicos, sino que realmente una forma de vivir y de relacionarnos con nuestras emociones.

En particular, RULER es el acrónimo de: primero, reconocer emociones, es decir, de intentar desarrollar esa capacidad de identificarlas en el cuerpo y los pensamientos; segundo, de la comprensión, lo que se refiere a entender la causa de esas emociones; tercero, de la habilidad de etiquetarlas, o de usar palabras que las definan; cuarto, de expresarlas, de transmitirlas de manera adecuada y adaptada a los objetivos que queremos conseguir; y quinto, de la regulación, o gestión de las emociones, de generar estrategias saludables que ayuden a desarrollarnos como personas, crecer personal y académicamente y a tomar mejores decisiones.

Adicionalmente, consta con una serie de herramientas pilares que todos en el establecimiento deben usar. Éstas son:

  • La primera, es la que da cuenta de cómo promover o crear un clima de aprendizaje adecuado y óptimo.
  • La segunda, es el medidor emocional, que permite generar consciencia sobre cómo nos sentimos y cómo se sienten los demás.
  • La tercera, es el metamomento, que promueve la regulación de nuestras emociones.
  • Y la cuarta es el plano, que persigue el manejo de conflictos de manera empática y con perspectiva.


Las herramientas recién enumeradas son los elementos básicos sobre los que se construirá una serie de actividades centradas en el currículum del colegio, que se adaptan a los diferentes niveles

 

Hablamos de la contención de estudiantes, pero, ¿quién y cómo se contienen las emociones de los profesores?

Se habla mucho de la contención emocional de los alumnos, y no tanto de los profesores y profesoras. El contexto actual ha dejado en evidencia el estrés al que nos hemos visto sometidos como docentes. En tiempo récord, nos hemos tenido que ajustar a una situación extrema y difícil de gestionar, primero, por alumnos que viven diferentes situaciones personales y, segundo, porque nos falta el trato afectivo con los y las estudiantes, ya que el entorno virtual en parte puede dificultar este proceso.

Lo que ocurre, es que mucha gente asume que por el único hecho de ser profesores y profesoras tenemos las habilidades necesarias para manejar nuestras emociones, resolver situaciones conflictivas o tener respuestas a situaciones adversas. Pero esto no siempre es así. ¿Cuánta formación profesional han obtenido los y las docentes durante sus estudios en comprensión y manejo de las emociones?

La verdad es que esta formación siempre ha sido, y sigue siendo muy escaza. Lo interesante es que las herramientas de las que hablamos anteriormente, pueden ser usadas también por los y las docentes, como también por cualquier integrante de la comunidad educativa. Su versatilidad permite adaptarlas al nivel del desarrollo socioemocional de la persona, y de alguna manera lo que conseguimos con esta estrategia es tener un lenguaje común acerca de las emociones.

Por eso, el profesor o profesora es el primero que debe digerir e integrar las herramientas en su día a día y, principalmente, en su forma de enseñar. No se trata de contenido adicional a impartir, sino que de cómo, dentro de sus contenidos académicos tradicionales, son capaces de atender sus emociones, como las de los y las estudiantes.

Sin duda, la pandemia que hoy vivimos nos demuestra que tenemos que contener la salud emocional de los y las profesores. Hoy ellos cuentan con un alto nivel de estrés, con muchos problemas en cuanto a resolución de conflictos en las clases, lo que repercute en su efectividad y capacidad para enseñar. Y estas herramientas son las que los ayudarán a ser más efectivos en su enseñanza.


¿En qué se beneficia un establecimiento que implemente el Método RULER?

Hoy está demostrado que los colegios que integran el Método RULER en su ADN es que la calidad de las relaciones interpersonales aumenta, alcanzan climas mejores para el aprendizaje, mayores niveles de motivación en ellos y en los y las estudiantes, en las clases se resuelven los conflictos de maneras más efectivas, por lo que disminuye el bullying o el ciberbulliyng, también hay un mejor manejo del estrés, mayor satisfacción y compromiso con nuestro trabajo y el aprendizaje, y esto repercute positivamente en el rendimiento académico de alumnos y alumnas.


¿Qué podrán aprender los docentes que se inscriban en el curso?

Durante el curso analizaremos a qué nos referimos con habilidades emocionales, con educación emocional, qué impacto tienen las emociones en proceso de enseñanza-aprendizaje, y vamos a tener una mirada introductoria cuáles son las herramientas de esta metodología, vamos a trabajar con ellas y mostrar cómo se hace realidad la educación emocional en los establecimientos.


Curso Herramientas para la Educación Socioemocional: Una Mirada desde el Método RULER

El curso, organizado por la Fundación Educacional Seminarium, se desarrollará el día jueves 30 de julio, y tendrá como objetivo comprender principios y conceptos esenciales de la Educación Socioemocional y cómo se pueden trabajar a través del Método RULER.

El mismo, se desarrollará vía online y tendrá una duración de 6 horas cronológicas. Más información aquí

Sigue toda la información de nuestros eventos y acciones en nuestras RRSS